Comunidad universitaria del Instituto Pedagógico Rural Gervasio Rubio de la UPEL, conmemoró con una eucaristía, la muerte  del estudiante José Gregorio Pérez, tras  cumplirse este lunes 17 de junio, un mes de su vil asesinato.

 La homilía se llevó a cabo en la residencia del joven ubicada en el sector Los Mamones del municipio Independencia en el estado Táchira. Autoridades, compañeros de estudio junto a familiares y amigos, solicitaron al gobierno nacional y cuerpos de seguridad del Estado, el esclarecimiento de estos hechos y el cese de la represión contra los estudiantes venezolanos.

 

Como se recordará José Gregorio Pérez, estudiante del V semestre de educación física,  fue asesinado el jueves 14 de junio en las inmediaciones de esta casa de estudios, por sujetos desconocidos, quienes le dispararon en el pómulo derecho de su rostro una herida de bala que le produjo de manera inmediata su muerte.

Upelistas exigen liberación de sus estudiantes

Posteriormente a estos hechos,  se suma la detención ilegal de los estudiantes del Instituto Pedagógico de Maracay sin que mediara sobre ellos previamente una orden de aprehensión emanada de un Tribunal de Control de la República, la represión brutal ejercida hacia ellos por cuerpos de seguridad del Estado y la violación abierta de sus derechos humanos, hecho denunciado por el Rector de la UPEL, Raúl López Sayago.

Sayago, manifestó su rechazo a la irrupción violenta de los cuerpos represivos del Estado en los espacios académicos del Pedagógico de Maracay así como la muerte de un estudiante upelista en el Pedagógico de Rubio. “Una vez más, se irrespeta el campus universitario y se violan los derechos humanos, a  semejanza de los regímenes dictatoriales y opresores propios de las tiranías más violentas”. 

Vale destacar que los estudiantes Upelistas detenidos el pasado 2 de julio, fueron juzgados por tribunales militares, 11 de ellos trasladados a la cárcel 26 de julio del estado Guárico y 2 al centro de reclusión El Dorado estado Bolívar, mientras que las mujeres permanecen con detención domiciliaria.

La representante estudiantil, Isva Vera, denunció recientemente ante el Consejo Universitario, las malas condiciones en las cuales se encuentran estos jóvenes. 

Las autoridades de la UPEL y de todos los pedagógicos que conforman esta casa de estudios, exigieron el viernes 14 de julio la liberación de los estudiantes y aseguraron que no descansarán hasta conseguir su libertad plena. 

Usuario